domingo, 24 de octubre de 2010

Desveda de la Caza Menor 2010

Amanece. Estamos en el monte cuando viene el día y según nos estamos preparando, Emilio escucha el canto del Perdigacho. Escuchad. Es ahí. Juan también lo oye y Pepe con mejor oído, comprueba donde está. Le llama y el contesta. Es ahí, Emilio y Pepe coinciden. Pensamos que el bando estará con el tenor.



Diseñamos la estrategia para que vuelen hacia el lugar que queremos. Han de pasar media hora para tomar las primeras emanaciones. Furia se flexiona, se tumba y comienza a deslizarse como una serpiente. La perdiz va por aquí. Rompe la muestra, pero sabiendo que la tiene por delante, de pronto otra vez, en el alto del pico lo mismo. Se levanta la perdiz y puedo tirarla, pero no lo hago por creer que estará el bando y saldrá alguna mejor. Pronto compruebo que he errado al pensar eso. Estaba solo el perdigacho.

Seguimos Emilio y yo con la mano, Pepe está un poco más distanciado. Vamos hacia el. Según vamos por la ladera, otra vez Furia, toca otra emanación. Su forma de actuar, me dice que es perdiz y la tiene por delante. Furia está a muestra, me mira, yo le digo que me guíe, no desea pisar el terreno prohibido, le insisto y lo hace, pero tomando muchas precauciones. Muy bien, pienso yo. Nos miramos y me dice que desea hacer las cosas bien y las hace. Otra vez la perdiz, vuela fuera de tiro. !Que pena! Furia lo había hecho muy bien y hubiera sido bonito poder terminar el lance, pero la perdiz nos ha ganado otra vez.

A Pepe lo vemos por las alturas, pero muy alejado de nosotros. El bando no lo hemos localizado, pero vamos en su busca. De repente, Furia se queda en muestra, nariz alta y guía más deprisa que las veces anteriores. Las perdices están lejos. Efectivamente. A unos cien metros, se tumba, le acaricio y veo como se me levanta el bando de perdices fuera de tiro. La mañana me está resultando divertida, pero sin poder acabar ninguna localización. El aire hace que el bando se desplace a gran velocidad y hacia otras laderas. Terminamos la mano y vamos en busca de Pepe. Una vez que sabemos dónde se encuentra, iniciamos otro recorrido y con la intención de buscar las huidizas perdices. Gora se queda a muestra, Furia también. Cuidado Emilio. Nos acercamos hacia donde nos apuntan, pero no sale nada, las perras siguen cazando y otra vez a muestra. Las llevamos por delante, de pronto, se levanta una perdiz que Emilio se dispone a disparar y veo que con acierto la abate. Escucho el aleteo de otra mientras estoy viendo el impacto de la primera, pero se marcha. Observamos de lejos que Gora y Furia se dirigen hacia el lugar que ha caído. Está bastante sucio, pero la cobra Furia y aunque está a bastante distancia de donde estoy, me la trae con delicadeza y me la entrega. Muy bien Furia. Después de cuatro ocasiones fallidas, al final lo hemos conseguido.

Emilio se dispone a cumplir con las normas internas de la Asociación de Cazadores y que consisten en anotar cada captura en la tarjeta. Hay límite de piezas y nos parece una buena medida, especialmente en estos momentos en que tanto la Perdiz como la Liebre están en horas bajas. El Conejo no corre mejor suerte, así que todos los cazadores debemos colaborar en cumplir con estas normas y no sobrepasar los cupos autorizados. Saldremos ganando todos.

Son las diez y media y Emilio me recuerda que hay que almorzar. Vamos a cazar todo esto y abajo paramos. No localizamos ninguna perdiz y es el momento de reponer fuerzas y esperar a que venga Pepe, para decidir la mano siguiente. El bocadillo sabe a gloria bendita. Si no fuera por Emilio......

Ya viene Pepe. Haber qué nos cuenta. Las escasas localizaciones, hace que decidamos cambiar de lugar. El cambio no ha sido fructífero y el día transcurre sin nada que destacar. Hasta el próximo día.

3 comentarios:

  1. Entretenida jornada inaugural de temporada ¿verdad?. Lástima que no hubiera posibilidad de materializar los prometedores lances que ya va mostrando Furia.

    Para los siguientes días ;)

    ResponderEliminar
  2. Es lo mejor del lunes, junto a la hora de salir del trabajo, el poder recordar y comentar los lances sucedidos y disfrutados el domingo. Da gusto leer tu blog Juan, y lo que más apetece después de hacerlo, es salir corriendo a recoger al perro y empezar una nueva jornada detras de las perdices. Lastima que aún queden 6 días para repetir lances, fallos, aciertos, muestras y como bién sabe Emilio también el almuerzo. Sigue aficionando día a día a Emilio, para asi poder compartir algún día la ansiada jornada de caza los tres juntos.
    PD: Un día que vengas por Cuarte a ver a la nieta, llamame para compartir una charla y solicitarte tu ayuda para poder hacer una cría con mi perro que ya se esta haciendo viejete, aunque no lo cambiaría por ninguno.
    Un abrazo enorme de tu aficionado seguidor Luis de Zaragoza.

    ResponderEliminar
  3. Para Emilio. Hola Peque. Yo ya estoy deseando que llegue el sábado. La verdad es que me sentí muy agusto con tu compañía y de cómo se desarrolló la mañana.

    Para Luisito. Es posible que pronto tenga un poco más tiempo libre y podamos hacer realidad nuestros sueños. Espero que sea este mismo año. Ves reservando día y lugar. Allá o Aquí.
    Gracias por tu lectura y seguimiento.
    Recuerdos a tus Padres.

    ResponderEliminar