martes, 23 de noviembre de 2010

El día de Gora

21 de noviembre de 2010. Esta temporada me está resultado bastante gris. Aunque he vivido momentos bonitos, no los he acabado. Por ello, cada jornada de caza que se presenta es una nueva oportunidad que tengo de cumplir mis deseos. Hoy Pepe se marcha con los sabuesos a los conejos. Ayer, los corzos le jugaron una mala faena y tras el castigo correspondiente, desea no confundirles. Me parece una decisión acertada.


Mi hijo Emilio y yo nos vamos a las perdices. El con Gora y yo con Furia. El último día que fuimos juntos, disfrutamos. Deseo que se repita y se multiplique. Gora bate mucho terreno y Furia se marcha tras ella. Le llamo y le digo que vale de locuras y malas actuaciones. Poco a poco se centra y trabaja con independencia. Gora se traga el monte, pero pronto toma las primeras emanaciones de las perdices que le hacen bajar el ritmo y con estilo felino le dice a Emilio que ha llegado la hora de hacer cosas diferentes. Las tienes ahí, te guío, prepárate, te guío un poco más y sigues tu. Emilio así lo cree. Gora no desea seguir más y Emilio decide seguir solo para adelante según le indica, de pronto, 7 perdices levantan el vuelo tan cerca de el, que su singular zumbido, sorprenden a Emilio y le hacen fallar. !Que pena! Gora, te merecías una. Hemos fallado nosotros. La próxima procuraremos estar más acertados.


Constancia, Sacrificio y Fe
. Valores y virtud que no deberían faltar en una persona. En un cazador tampoco. Así es. Después de fallar Emilio, yo lo comprendí y además le dije que a mi me ha pasado no una, sino varias veces. Son armas que tienen las perdices y que en muchos momentos les sirven y que debemos valorar como bravura de nuestra perdiz roja. Decidimos ir tras ese bando y las vemos levantarse, pero lejos y sin saber qué dirección toman. Confiamos en que nuestros auxiliares descifren su presencia. Andamos bastante, pero no damos con ellas. Abarcamos más terreno para tomar el buen aire y cuando estamos llegando al final del recorrido, Furia, se tumba, se desliza en un ribazo de zarzas y maleza. Será algún conejo digo yo, bonitas muestras que hacen que Emilio saque la cámara, pero por el rabillo del ojo derecho veo a Gora a muestra a unos 50 metros. Dejo a Furia con Emilio y sigo a Gora, sabía que no fallaría. Muestras felinas, llenas de pasión me hacían presagiar algún lance próximo. Emilio se da cuenta de la escena y abandona la cámara para unirse a la fiesta, Gora seguía con sus guías, se para en una elevación y ya no sigue, paso por delante, se levanta la perdiz y terminamos el precioso lance. ! Que bonito ! ha merecido la pena. La primera perdiz de la temporada. Esto si es caza. Pocas capturas pero donde el trabajo del perro y la constancia y fe del cazador se unen para poner la caza donde se merece. Ahora toca anotarla en la tarjeta para cumplir con las normas de nuestro acotado.


Emilio ha disfrutado de lo lindo, pero su pensamiento está en el bando que ha salido tan cerca y que le ha sacado de sus "casillas ". La perdiz que hemos cogido no es de las del bando, por ello seguimos en su búsqueda. Son varias horas de caminar por terrenos pedregosos que nos sacrifican las piernas, pero no nos damos por vencidos y seguimos buscando nuestro objetivo. Emilio toma altura y de nuevo Gora en su salsa. Pronto un nuevo recital y que Emilio se lleva en su memoria porque ahí su cámara no aguantaba tanta presión. Iba sobreavisado y por fin, de nuevo da con el pequeño bando que le sorprende de nuevo con estruendo perdicero. Esta vez, Emilio, templa sus nervios y decide mirar a una sola, para terminar el lance y ofrecérsela a Gora. Llévala tu, te la mereces. Bravo Emilio, te has liberado de ese pensamiento, ¿eh? solo en parte contesta.

Las perdices vuelan que es un primor y nuestras fuerzas requieren que repongamos. !Que bien sienta ese descanso ! Miras el Moncayo, los montes, el lugar donde irás a continuación, repasas lo vivido en la mañana y de nuevo te incorporas con más energía para seguir tras las rojas e intentar tocar alguna emanación que de forma a Furia en su progresión.

Pateamos el monte. Una mano otra mano, un monte, otro y alguna perdiz que vemos levantarse a lo lejos. Gora le indica a Emilio que lleva otra, yo observo de lejos toda la escena, bonita escena, Emilio camina por delante de Gora. Yo veo salir la perdiz que Emilio no ve. Le indico con señas que lleve la mano, para adelante, para adelante, la perdiz no logramos echarla, pero seguro que estaba y no lejos. Furia tomo unas buenas emanaciones en unos aliagares espesos y ahora pienso que no le dejé lo suficiente, pero pienso que esa perdiz se nos quedó ahí. Un poco más abajo toma otra emanación y creyendo que sería la de la perdiz que seguíamos, aparece Furia con otra en la boca. Estaba herida, pero del domingo anterior.

Hay perros que tienen algo especial para alguna labor. Eso me obliga a pensar de Furia. El año pasado me localizó 2 perdices que estaban heridas de ala. Este año no es diferente y a la que encontró el primer día, hay que sumarle otra de hoy. No quería que Gora le anulara del todo, aunque si que le ha demostrado que la belleza debe acomparse con la efectividad.

¿Qué hora es, pregunta Emilio ? la 13:30 digo yo. Es hora de marcharnos y tomar un vermut me dice. Todos los días llegamos tarde y por hoy ya vale. Estamos felices y hemos vivido muy bonitos lances. Aunque no son mis sentimientos el irme tan pronto, le hago caso y nos vamos camino del coche. Cuando estoy en casa, me doy cuenta que Emilio lleva razón. Vale la pena llegar un poco antes y dedicar esos minutos con la Familia. No se si me acordaré el próximo día.

5 comentarios:

  1. Bien bien, ya veo que el maestro aprende del alumno. El próximo día a las 13:30 eh ;)

    Impresionante crónica hunter ;)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que la narración engancha, te atrapa y te obliga a cumlinarla igual que los lances que describes. Este año al final emilio te va a mojar la oreja y te va a terminar inculcando las buenas costumbres, que algunos no respetamos, como el almuerzo y la hora de la comida dentro de lo normal. (Yo ayer llegue a las 17:30 y para colmo tenia que despiezar y darle solución a un jabalí de 70 Kg, imaginaros como estaba el patio en casa). Bueno un abrazo y que sigas disfrutando de tus maravillosos perros, que vale más un buen lance que tres perdices mal avatidas.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Luis. La fusión entre la aficción de Emilio y mi pasión por la caza, siempre da excelentes frutos. Ayer que no me acompañó, si que me acordé de terminar a las 13:30 como me decía, pero seguí hasta las 15:00 como de costumbre. Cuando ves alguna perdiz y vas tras ella, te la "juega" y logra huir, el juego continúa. Yo me pregunto ¿Cómo me voy a casa y dejo la partida a medias ? Pues siempre sucede que a las 15:00 siempre dejo las partidas a medias, aunque intento ganarlas en todas ocasiones. Asi que vengo destrozado.
    Tu disfrutas como nadie. Ayer con un gran lance y para prueba ese buen jabalí. Ya me contarás esas experiencias. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué buenoooo, si ya me reí con tu primera frase "Vale la pena llegar un poco antes y dedicar esos minutos con la Familia. No se si me acordaré el próximo día." ahora lo vuelvo a hacer con "Ayer que no me acompañó, si que me acordé de terminar a las 13:30 como me decía, pero seguí hasta las 15:00 como de costumbre.". Juanito, no se si conseguiremos que cambies jejeje. Ahora bien, si no cambias genial porque eres AUTÉNTICO.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar