lunes, 1 de noviembre de 2010

Una de Cal y otra de Arena

Domingo 31 de octubre. La mañana se presentaba ventosa y con pequeños chaparrones. Mi Madre que a pesar de su edad 83 años y su delgado cuerpo no ha perdido esa fuerza mental que le ha caracterizado siempre, me oye venir a por la perra y se levanta para decirme " dónde vas con el día que hace". Yo le contesto: Madre, ya me conoce, muy mal se tiene que presentar el día, para no salir de caza.


Hoy me marcho solo con Furia a las perdices. Pepe se va con su hijo Rubén a los conejos y mi hijo Emilio no vendrá. Ha decidido manifestarse en contra del cierre de la Residencia Sor María de Jesús sita en nuestro pueblo de Ágreda, junto con otros once ciclistas que recorreran la distancia que separa a nuestro Pueblo con Soria. Allá les recibirán, junto al Río Duero, todas las personas que se han desplazado para dejarse oir en contra del cierre.También se unirán mi hermano Jesús del Río y Victor Carrasco, atletas que recorrerán una parte del trayecto.

Comienzo la mañana ilusionado de poder contar con varios lances a lo largo de toda la jornada y más contando con una hora más por el cambio.

Furia empieza bien la mañana, tomas algunas emanaciones y su comportamiento es excelente. No veo ninguna perdiz, pero Furia sigue con su recital de muestras y guías. De pronto, ve que las perdices no están donde parecía que su fina nariz le orientaba y rompe a correr en su busca. La pierdo de vista y tarda varios minutos en venir. Le riño al mismo tiempo que le tiro de las orejas y con algunas palabras de enfado y pocos amigos.

Sigue la mañana, era muy pronto todavía y las ocasiones deberían llegar. Eso pensaba yo.

De repente, otra vez, Furia se queda en muestra y creo que es perdiz. Mi hijo Emilio, el día anterior me dijo, Papa, saca fotos, tienes que escribir en el blog y la cámara debe ser tu fiel compañera. Me dice para fortalecer su mensaje, "Yo cuando salgo con la bicicleta para adentrarnos en esa rutas maravillosas, me sacrifico. Paro y hago fotos y que son las que veis después y tanto os gustan" haz tu lo mismo en la caza.

Pienso en ello y saco la cámara. Furia está en muestra, la escopeta con una mano y la cámara en otro, la vista que está más en si sale la perdiz que en la cámara, uh, que difícil se me hace. Solo en pensar que las perdices no están por la labor de posar para las cámaras y que saldrán y se marcharán, hecho la foto y pronto la recojo y seguimos con la asistencia a Furia. Le había corregido antes y deseaba ver un trabajo perfecto y que sea el comienzo de una constante que se repita domingo tras domingo. La guía está siendo larga, llevo unos 150 metros con ella y espero que sea el bando. Le acaricio y ya no quiere seguir más. Buena señal. Paso por delante, furia se queda, me consiente que sea yo quien resuelva la incógnita.

Está ahí me dice. Camino hacia adelante, pero no sale ninguna. Se levantan dos pájaros y me hace pensar en que me está tomando el pelo con los pájaros. También pienso que llevando casi 200 metros con emanaciones, no pueden ser las alondras. Segundos más tarde, de nuevo guía y yendo yo por delante, veo como salta una perdir que me indica que no puede volar, está herida y se acaba el lance. Muy bien Furia, muy bien. Antes habías decidido decidir tu sola sin conseguir nada. Ahora hemos sido los dos para conseguir lo que perseguimos.

El día se presentaba bien con este lance, pero nada de nada. Andamos mucho y pateamos todo el monte, pero no tuve ocasiones. Cuando ya eran las dos y media de la tarde, empezó a llover con el viento de cara, casi veía cuando Furia me lleva unas emanaciones, va en muestra, guía y se levantan dos perdices. Toman una velocidad endiablada, disparo, pero solo sirve para hacerles más fuertes y que el próximo día, salgan en vez de a cien metros lo hagan a doscientos.

La temporada está en sus comienzos y los malos resultados, no evitarán que la caza sea para mi un veneno. Ya estoy pensando en el próximo día. Cuanto menos capturo más ganas tengo al nuevo día.

2 comentarios:

  1. Que largo se nos va a hacer esto Juan!!!
    El primer día 12 disparos-2 perdices y 1conejo.
    El segundo día 7 disparos-1 perdiz
    El tercer día 3 disparos-1 perdiz,otra recuperada por el perro, pero la tónica es que el primer día vimos dos bandos, el segundo 7 perdices y el tercero solo 4. Nosotros disfrutamos de nuestros perros, pero ellos creo que al final se desalientan y aburren, como pedirles más con tan poco en el monte???
    Espero que esto se arregle, mientras tanto tu sigue escribiendo y hazle caso a emilio, que queda perfecta la narración junto a las fotos. Por cierto que sepas que tienes dos seguidores más (Mi padre y mi compañero josé María, aunque aún no se atreven a escribir). Un abrazo y buena caza....

    ResponderEliminar
  2. Amigo Luis. Si el descenso en las piezas de caza que experimentamos en nuestro coto es real, es momento de tomar medidas antes de que sea tarde. En mi caso, se que hay y que es cosa de ser paciente y constante. Ya vendrán los momentos buenos. Nuestro coto ya no es lo que era. Desde que distribuyeron los venenos y se depositaron de manera indiscriminada e irresponsable, la perdiz y la liebre han bajado mucho y yo también estoy preocupado, pero ya hemos tomado algunas medidas para intentar recuperarlas año tras año. Tarea muy difícil, pero hay que conseguirlo por obligación.
    Recuerdos para tus Padres y para el compañero José María. Me alegro que les guste las narraciones de nuestro deporte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar