domingo, 19 de diciembre de 2010

A perdices con viento de espalda



Hoy entre días de fríos y fuertes vientos, se presenta una jornada de dudas e incertidumbres. Para comenzar con fuerte viento, pero la temperatura es aceptable.

Ha fallecido Francisco Torres Pedrajas, padre de mi amigo Pepe y pienso durante la mañana en el. En los momentos que hemos ido juntos a cazar, en las veces que hemos conversado, en dedicarle la jornada a el. Así lo hago y encaro las pedregosas laderas y el fuerte viento de cara. Furia toma con estilo las emanaciones, cabeza alta, las perdices están lejos. Sigo caminando y poco a poco, se flexiona y se arrastra. Las pedices están aquí. No, no están. Habrán volado antes de verlas. ¿Ahora dónde estarán? A buscarlas.

Decido pasar a las laderas de enfrente y corto la mano por el lugar que creo que debe encarar otra vez el aire de cara. Furia está cazando con el hocico bajo y llevando el rastro de las perdices de manera poco ortodoxa. Cuando cazas con un perro de muestra, el estilo no debe faltar. Si falta el estilo es como si llevásemos otro perro y no precisamente de muestra. Sin embargo, hay situaciones en que yo lo acepto y es más, lo valoro positivamente y pienso que son recursos que tiene el perro, para adaptar su nariz a situaciones distintas o adversas como es el caso que me ocupa. Si vamos cazando y el viento nos da en la espalda, el perro debe actuar con más prudencia o cazando de otra manera, de lo contrario nos levantará la caza sin que se entere. Furia sigue con el rastro hasta que se levanta la perdiz y la abato sin más alabanzas. La cobra, me la entrega y la anoto en la tarjeta control. Hay una segunda perdiz que cobro en las mismas condiciones.



Entre dos Estilos, entre dos Culturas.

Me debato entre los que tiran a todo que se mueve y nunca tienen suficiente, rebasando los cupos legales establecidos y alguno que mantiene la tesis de practicar la caza sin muerte.

No me canso de repetir que tenemos que cambiar más rápido de lo que lo hacemos el colectivo de cazadores. La caza ha mermado mucho en los cotos que se cuidan y casi se da por desaparecida en otros donde se ha practicado la caza sin control.

Hace unos días comentaba con José Angel, cazador de liebres con excelentes perros de la raza Azules de Gascugha sobre este tema. De si tirar a una liebre que me han puesto los perros a muestra o no tirarle. Yo le decía que si le tiro. Según el, no debería de tirarle. Argumento: Si voy a la becada, ¿Porqué tirar a la liebre? Yo le decía, que estoy debatiéndome entre extremos. Yo deseo salir con la escopeta, respetar las normas de mi colectivo al máximo y terminar los buenos lances con el arma si puede ser. Perdices que vuelan y no las ha trabajado el perro, mejor no tirar, aunque considero que es difícil, tengo que decir que en varias ocasiones no he tirado a esas perdices aunque hayan sido fáciles de tirar, así como alguna liebre inocente huída de los perros de pluma y que nada me estimulaba el acabar con ese ser inocente. Con estas muchas dudas en mi mente, proseguí la jornada de caza y yendo muy avanzada la mañana, Furia se marchó, por la dificultad del terreno no la veía. Me marché hacia donde se había ido y cuando había andado unos cien metros, se me levanta una perdiz a unos quince metros. Me quedé como una estatua. Me dije "Pero si se ha ido Furia por este lugar, ¿Cómo no la ha manifestado? Conclusión: No quise dispararle y un poco enojado. Aun me enojé más, cuando veo levantarse a Furia de ese lugar. Estaba a muestra, tumbada y con la vegetación un tanto alta, no veía a la perra. !Que pena! en esta ocasión, me hubiera gustado no haber sido tan respetuoso. Furia se merecía esa perdiz.

Después estuve caminando, para intentar tener otra ocasión de esas, pero no fue posible. Las piernas castigadas y con dos lances dedicados a mi amigo Francisco.

3 comentarios:

  1. Buenos días y feliz navidad para todos vosotros, mensaje de prueba.

    ResponderEliminar
  2. Hola Anónimo, gracias por animarte a contactar e igualmente te deseo una feliz navidad. Espero que sigas compartiendo momentos o experiencias de caza en el blog.

    Recibe un cordial saludo.
    Juan Ruiz

    ResponderEliminar
  3. hola juan,soy roberto,hacia mucho que no entraba y no leia estas cosas,que sepas que hasta me as emocionado un abrazo

    ResponderEliminar