domingo, 2 de enero de 2011

Luces y Sombras



Muchas sombras y algunas luces. Así transcurre la vida del tradicional cazador. Aun así, me siento orgulloso de serlo. Cierto es que mucho de lo que vemos en TV se aleja en mucho a esta realidad y que el concepto que tienen los que no practican este deporte, en muchos casos se debe a lo que ven en esos reportajes donde todo es disparar y sin apenas esfuerzo. O estoy equivocado o "nuestra caza" es muy distinta.

26/12/2010. La jornada anterior finalizó sin nada que destacar, dicho así, el resultado está dicho. Fuimos a las becadas por la mañana y después a las perdices. Se suele decir que "quien mucho abarca, poca aprieta " así nos sucedió a nosotros. Tantas horas y para ¿qué? las fuerzas disminuyen y los pensamientos fluyen y no precisamente de los más positivos. No me extraña que un joven que se inicie en el deporte de la caza hoy, se haga preguntas como ¿ A qué voy yo al monte ? ¿Qué sentido tiene todo esto? Andar, andar, sin ver un horizonte en el que fijarse. Hay momentos que esos pensamientos también vuelan sobre mi mente, pero los que llevamos tantos años de práctica, es difícil que esos pensamientos penetren en nuestras neuronas.

Pepe y yo estábamos decididos a que esa realidad cambiara y decidimos ir a las perdices encarando la jornada con fuerza y decisión. Pronto tomó las emanaciones Furia con una bonita muestra, gatea y aviso a Pepe de la situación con un débil silbido pero suficiente para que las huidizas perdices levanten el vuelo sin que yo las vea, pero sí Pepe, quien dispara y me alerta de que viene para mi. La distancia es buena, pero no acierto. Salieron dos perdices. Algo preocupante y que de manera instintiva produce un efecto de letargo en mis movimientos y hace que falte decisión, convencimiento, deseo de matar. Si que disparé, pero hay alguna fuerza superior que hace que lo haga sin fe. Levamos bien la mano durante gran parte de la mañana y conseguimos dar 3 vuelos más a una de las perdices que consiguió atravesar un gran barranco e invitarnos a seguir con el juego. ¿Vamos a por ella o seguimos? decidimos seguir con la mano en busca de alguna más. No hubo suerte y poco a poco nos vamos alejando el uno del otro y Pepe decide ir solo a por la anterior, mientras que yo camino hacia otros terrenos más alejados. Vi como volaban 3 perdices muy lejanas y que hicieron que fuera hacia donde habían volado. La vegetación era un poco distinta y propicia para que Furia demostrara sus finos vientos y quedara como una estatua. ¿ Estará la perdiz ? ¿Habrá volado? No se mueve. Con lo ariscas que están las perdices, me sigue ofreciendo dudas que pueda estar, pero pronto se descifra la pregunta. Sale la Perdiz y logro acercar el trofeo a la dulce boca de Furia. Muy bien, muy bien. Ha sido un lance fácil, pocas veces sucede así. Comienza a salir alguna de las luces del título de este relato.



Es la una de la tarde, todavía hay tiempo para tener algunas experiencias y parece como si las sombras desaparecieran y se iluminara el espíritu, las fuerzas se renuevan y ese deseo de seguir se incrementa. El terreno invita a cazar más despacio, hierbas más altas que si hacen, que las perdices que en ellas estén no te vean tan pronto, si que entorpecen la labor de los perros. No importa andar un poco más con tal de cazar como debe hacerse en esas situaciones y pronto da fruto esa labor. Furia se tumba, guía, pero no decide seguir y con la cabeza en alto señala donde está otra de las patirrojas. Otro tiro fácil, otro trofeo. En estas circunstancias todo es más sencillo, para mi y para Furia. Veremos cómo se comporta en la siguiente jornada.



02/01/2011. Nuevo año, las mismas sombras. Tengo poco tiempo. 2 horas y media y en este corto espacio de tiempo, intentaré contactar con las perdices. Decido peinar uno de los montes con método, pero no consigo localizar ninguna patirroja. El tiempo pasa y me paso a otro de los montes. Viento de cara, una mano, otra y otra y otra y ...... nada de nada. Estoy pasando a otro monte y decido imitar el característico sonido del volar de una perdir sorprendida y escucho algo familiar, no se por dónde, pero lo escucho. Mi vista comienza a girar e intentar ver aquello que escucho y por fin veo como vuelan 4 perdices. Me las había dejado en una de las manos. Estaban en uno de los hoyos de la forestación realizada en ese paraje. Es normal. Los perros no pueden percibir todo, porque nosotros tampoco podemos andar todo lo que quisiéramos. Queda poco tiempo, pero por lo menos ya sabemos hacia donde se han ido esas perdices. Voy hacia ese lugar. Furia pronto las localiza, muestras felinas, guías preciosas y un buen tramo de disfrute dan paso a un tomar el rastro rápido, las perdices van por delante, Furia pierde el control y de hacer las cosas perfectas, se va como alma que lleva al diablo. No quiero llamarle por ver si a medida que avanza se frena y decide parar en muestra, desaparece y con la marcha que lleva deduzco cuando la localizo que ha levantado a las perdices. Le castigo y ya no hay tiempo para más. Sombras, más sombras, luces, pocas luces.

3 comentarios:

  1. Hola hunter. Llevas toda la razón cuando indicas

    "No me extraña que un joven que se inicie en el deporte de la caza hoy, se haga preguntas como ¿ A qué voy yo al monte ? ¿Qué sentido tiene todo esto? Andar, andar, sin ver un horizonte en el que fijarse."

    En mi caso no es del todo así porque te escucho cada día hablando de otros tiempos pasado y sobre todo, por la continua perseverancia que demuestras en esta tu pasión. Si no fuera por ello, desde luego que las continuas sombras ya habrían hecho apagar casi con toda seguridad las pocas luces que hemos podido disfrutar.

    No hace falta que te diga que hay que seguir intentándolo porque en eso no hay nadie más maestro que tú ;)

    ResponderEliminar
  2. Gracias Hijo por tus palabras de ánimo. Seguiré con este deporte y deseo que algún día podamos disfrutar de más luces.

    ResponderEliminar
  3. hola familia,no me sorprende que tenga los mismos pensamientos que vosotros,eso sera por que me gusta tanto como a vosotros esta aficion incomprnsible para muchos,solo animaros aunque se que no hace mucha falta refiriendome a semejantes CAZADORES pero esas sombras yo las e metido en parte del juego sin ellas yo creo que no nos gustaria tanto,felicitaros a los 2 por estos comentarios tan bonitos que me hacen emocionar sobre todo cuando antes de leerlas ya me las habias contado un abrazo,soy roberto

    ResponderEliminar