miércoles, 6 de julio de 2011

Ha Muerto el Gran Cazador.



Juan José, nació el 16/05/1936 en el Moncayo, en Aldehuela de Agreda. Se casó en el Moncayo, en Fuentes de Agreda con Natividad Calavia Martínez y Cazó en el Moncayo.

Te criaste en medio de una gran Familia, 9 hermanos. Las necesidades eran muchas y en el Pueblo no había más recursos. El deseo de ofrecer más posibilidades a tu Familia, hizo que tuvieras que salir de tu tierra de origen, para llegar a Lasarte (Guipúzcoa) para trabajar en la empresa Michelín. En esta localidad es donde has residido desde que dejaste tu localidad natal. También, en Lasarte tuve la suerte de conocerte y fue entonces cuando yo, que venía de Amorebieta, buscaba alojamiento y tu con tu esposa Nati, me acogisteis en tu vivienda. Esto ocurría en el año 1976 y hasta septiembre de 1977 en que contraje matrimonio, tu hogar fue mi hogar, tu Familia fue mi Familia y tus sapiencias fueron mi entretenimiento.

Recuerdo con un cariño especial todo lo vivido con vosotros en este periodo.

Gracias a este acogimiento he tenido la suerte de conocer a Agustín y Esperanza, padres de Nati. Agustín me reveló sus secretos sobre lugares de setas. A Francisca y Gloria, hermanas de Nati, todos ellos con bondad infinita. A Jesús esposo de Gloria, elegante, fino e inteligente. En el año 1977 en nuestro viaje de recien casados y hasta tomar el avión, Gloria y Jesús nos enseñaron la esencia de Madrid en viaje relámpago y que más puedo decir, pues que hay más familiares y a todos ellos guardo un cariño especial y que estoy orgulloso de haberte conocido a ti y a toda tu Familia. Por todo ello, Gracias, muchas gracias.

Quiero que sepas que para mi, eras el Gran Cazador. Me contabas grandes vivencias junto a tus hermanos Inocente y Gerardo, también alguna con tu sobrino Alberto. Todos ellos, grandísimos cazadores.

Ya en temporada de caza, los fines de semana la visita a tierras Sorianas era una obligación y durante muchos años cazaste con, Jesús Mari, Tatono, Juanjo y Paco, ¡Qué jornadas de perdices! ¿eh? Eran otros tiempos. Hoy la caza ha ido a menos, pero tus relatos siguen intactos. Después venías con tus hijos y con José María Enciso Boyero, gran persona y gran amigo. También nos dejó para siempre. Ahora estaréis juntos, para ir de palomas. Me reía con José Marí, si hablábamos de palomas torcaces, al ser el tan alto y yo tan bajo, le decía, tu José Marí a las altas y yo a las bajas, ¿eh?. En esas tertulias, siempre salíamos victoriosos de la cacería.

Hablábamos de todo, pero de lo que más, de caza. Cuando nos íbamos a dormir, nos contábamos nuestras anécdotas y siempre sucedía lo mismo, uno de los dos se dormía primero y nos dábamos cuenta cuando llevábamos hablando un tiempo suficiente para hablar los dos y eso no se hacía. Era la forma de decirnos, hasta mañana, hablando de caza.

Me enseñaste la técnica de recargar cartuchos. Recuerdo cuando sacaste por primera vez los útiles de recarga de cartuchos de escopeta. ¡Qué bien lo hacías! Eras hábil y preciso. El calibrado, la balanza, los pistones, la pólvora, las tapas, perdigones y acabado. Todo era importante y por ello, la atención era máxima. No se admitía despistes.

Recuerdo también cuando me enseñaste a pescar truchas a mano. Me decías: Juan, mañana iremos a pescar truchas a mano. Yo no me lo creía. ¿Truchas a mano? Con lo desconfiadas que son, las vamos a coger a mano. Si, ya lo verás. Era cierto. Íbamos río arriba y como buen profesor, me demostrarte lo que me decías. Cogiste la primera y me enseñaste la técnica. Ahora inténtalo tu, me decías. Así lo hice y en el primer intento, se me escapó. Fue en el segundo cuando logre capturar la primera, ¡Qué alegría! Pescar una trucha a mano, yo. Han pasado muchos años, pero recuerdo ese momento como si fuera hoy.

Quiero que sepas, que me acuerdo mucho de los paseos que nos dábamos por los barrios, las campas, el Hipódromo, con los “niños” mis niños, tus hijos. Mari Nati, Mercedes, Susana y Roberto. Me presentasteis a vuestra familia residente también en Lasarte, Félix y Aurora, con sus cuatro hijas, Chari, Asun, Raquel y Espe, y junto a todas estas joyas, Juan. ¡Qué buenos momentos hemos pasado! ¿ Recuerdas las caracoladas y cangrejadas que nos preparaban Nati y Aurora? ¿Y los domingos, las paellas de Nati? ¿Y esos filetes de ternera que apenas tocaban el aceite? Y ……….. cuantas cosas mas.

Todo son recuerdos. Hay algo que no hemos vivido juntos, pero que te lo hago saber, porque es una declaración de amor, de tu perra Mía hacia ti.


Tu hijo Roberto me dio la noticia de que te habías ido para siempre. No me lo creía y han tenido que pasar muchos días, para creerlo. También me comento de la relación que tenías con tu perra Spaniel Bretón y de la grandeza de esta perra. Te cuento algo que me conmovió y me hizo pensar todavía más en ti y en los perros.



Atendías a diario a tu perra hasta que en tus últimos días, lo hacían tus hijos. Un día antes de dejarnos para siempre, Roberto le dijo a Mari Nati que fuera a dar un paseo a la perra. En el Pueblo lo hacía ella alguna vez y la perra iba como si fuera contigo. Esta vez, no. Esta vez fue diferente. Mari Nati abrió la puerta y la perra emprendió una alocada carrera sin atender a llamada alguna. En pocos segundos la perra desapareció. Mari Nati, llamó a Roberto y le comento lo sucedido. La perra se ha escapado y no esta conmigo, dice Mari Nati. Se ha ido como una posesa, alterada, nerviosa, desconocida. Roberto sin pensarlo dos veces, fue a buscarla al huerto donde solía ir contigo. Allá estaba, aullando como si fuera un lobo. Te estaba llorando, no quería que te fueras. Ella lo presentía, lo supo antes que nadie que te ibas. Roberto en ese momento, supo que tu ibas a marcharte para siempre. ¡Qué grande! No me extraña que me hablaras de que la perra era algo especial. Con este gesto me lo ha demostrado.

Hoy, Juan José y después de pasar muchos días sin poder creerme que te has ido, no puedo hacer otra cosa que recordarte y recordar todo lo bueno que hemos vivido juntos.

Cuando me vaya a la cama, seguiremos hablando de caza y de perros hasta que uno de los dos se quede dormido. Va por ti, Maestro.

26 comentarios:

  1. Impresionante relato como siempre, pero esta vez con el plus de la emotividad extrema. Me ha emocionado enormemente por todo, pero en especial porque me ha recordado mis tertulias de caza con mi abuelo hasta altas horas y con las que también me quedaba dormido.
    Además la historia de la perra no es la primera vez que oigo una semejante ni tampoco que vivo algo parecido con un perro y el fallecimiento de su dueño, en Aladren una perra estuvo en la tumba de su dueño 4 días sin comer ni beber hasta que la logramos capturar y llevar al veterinario, lugar al que llego pese a estar encerrada dos días antes de morir su dueño y sin en teoría saber que estaba descansando allí.
    Por todo un abrazo enorme y sigue manteniendo vivo el recuerdo de tu gran amigo, porque yo pienso que alguien nunca se ha ido del todo mientras lo recordamos y los honramos en nuestra memoria.

    ResponderEliminar
  2. !Hola Luis! Así lo haré, como tú dices. Recordarle. Por eso, pasan los días y como la última vez que lo ví en vida lo ví aparentemente como siempre y me parece que fue ayer, pienso que no puede ser que se haya ido.
    ¿Cómo recuerdas las tertulias de tu Abuelo, eh? El cariño que el sentía por tí, se convierte ahora en recuerdos bonitos, por ello, sigues teniendo a tu Abuelo, presente.!Qué bien!
    Y el relato de la perra por el fallecimiento de su dueño en Aladrén, digno de dedicarle una valoración de honor y pensar que los perros, algunos perros, son dignos de tratarlos por las cosas que hacen, pues como unos perros superiores y que les diferencian de nosotros en que no hablan, pero pensar, vaya si piensan.
    Gracias por todo, Luis.

    ResponderEliminar
  3. Muchisimas gracias todo un detallazo,me a emocionao muchisimo pero me agrada que le tubieras tanto cariño.
    Como bien as dicho un ejemplo a seguir en todo una fuerza de boluntad tremenda, yo no conozco cosa igual,ya no esta juan, se a ido,que dolor mas grande,mi padre, mi profesor en lo que mas megusta, mi idolo y mi amigo,muchisimas gracias de verdad por el escrito,sigue hablando con el juan, el te escuchara sobre todo si hablas de caza, su gran aficion la cual hemos compartido,todo un maestro,conocedor del campo y el monte los habitas de casito animal cazable, tirador?lo que saliera a tiro entraba en el morral, que mas decirte, ya lo sabes tu y todo el que lo conocia un poco.muchisimas gracias otra ved. Aaunque ya no lo veamos siempre estara con nosotros cada ved que salgamos a cazar, osea que pedirte que le dediques una buena jornada de caza, yo le dedicare todas las que haga se lo debo, sobre todo en ese tema,pero tambien en todo lo de mas, se lo debo todo.PAPA, TE QUIERO MUCHO, SIEMPRE ESTAREMOS JUNTOS.

    ResponderEliminar
  4. Me emocioné entonces y me vuelvo a emocionar leyendo tu comentario. Os quiero.

    Lo describes muy bien. Cazador y Tirador. Cazador porque era conocedor de las costumbres de los animales y los buscaba según ese conocimiento. Tirador, se enfadaba cuando fallaba. Piensa que todo lo que era lo has heredado tu. Tu eres mi fenómeno. El contacto que teniamos con el hipódromo de Lasarte no pasó desapercibido en ti. Mientras has sido Jockey has demostrado tu habilidad e inteligencia ganando carreras o bien ocupando posiciones aceptables con caballos regulares. Depués como entrenador también has ganado importantes premios. Lástima que las Yeguadas importantes estén rodeadas de grandes capitales y sea un mundo difícil de acceder, aunque tu apego a tu tierra, quizá haya sido determinante para no estar en la élite de ese mundo. Piensa y voy a decir algo que creo no suceda, pero si yo tuviera una Yeguada, tu serías el Gran Campeón con méritos propios.
    Eres hábil en la cancha de tiro como lo demuestras en el tiro de pichón y que aunque practicas mucho menos que otros, consigues los primeros puestos. Ahora en tu nuevo trabajo, seguro que destacarás como lo hizo tu Padre. El era muy responsable, también me hablaba de esa responsabilidad y que él practicaba en Michelín.
    Ahora Roberto, vamos a seguir nuestro camino, a recordarle, a pensar que apenas ha sufrido y que os ha tenido a todos a su alrededor, antes y después. Ánimo y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. "ESENCIA: conjunto de características permanentes e invariables que determinan la naturaleza de un ser"

    Lamento haberte conocido en tu último día. Te fuiste pero nos dejaste tu esencia, que vivirá para siempre.

    ResponderEliminar
  6. Acabo de leer la reseña que has escrito sobre mi tio Juan José. Tambien viví en su casa antes que tu. Fui testigo de su gran afición a la caza. Cuantas veces presencié cómo manejaba el rellenado de cartuchos y con que cuidado y mimo limpiaba la escopeta. ¡que gran aficion tenía! Tengo muchos mas recuerdos de mis tios (él y nati, mi tia) que me vienen a la memoria tras su inesperada muerte. Ellos fueron como unos padres o hermanos mayores. Me acogieron cuando vine por trabajo y sali para casarme. Descanse en paz mi tio Juanjo. Nati (tu sobrina)

    ResponderEliminar
  7. Juan, querido Juanito,

    Mil gracias por todo. Siempre has estado cerca y presente, y como no, en momentos como este mas. Gracias por ser amigo, y por saber expresar tan bien y con tanta emoción tu eterno cariño. Gracias Jaunito, como decía mi padre: ERES EL PEQUEÑO GRAN HOMBRE. Mil gracias de parte de tod@s, y en especial de mi Madre. Como dice mi hermano Rober, mi padre seguirá cazando, pero ahora desde vosotros, y seguirá escuchando las eternas historias de cada día de caza.
    Como se dice en Euskera “Un pueblo que canta nunca muere”, pues llevarlo a vuestra inmensa afición y pasión, para que la mantengais viva y sigais disfrutando apasionadamente de ella, igual que hizo mi padre.
    Mil gracias, un beso y hasta pronto,
    Susana

    ResponderEliminar
  8. Hola Nati.
    Nos conocimos en un día triste y espero poder encontrarnos en alguna otra mejor ocasión. Hemos vivido etapas de nuestra vida, similares en el seno de la misma Familia y ambos con el mismo recuerdo. !Qué suerte tuvimos!.
    Comu tú dices, Descanse en paz, Juanjo.

    ResponderEliminar
  9. Querida Susana, Querida Familia.

    Gracias a vosotros por todo.

    Cuando estuve con vosotros, asistía a la Ikastola, pero recuerdo muy pocas palabras. No practicaba, me limitaba a realizar los ejercicios que nos mandaban y el resultado fue pobre. Hoy lo pondré en práctica escribiendo: Kantatzen duen herria ez da inoiz hilko. En castellano: Un pueblo que canta nunca muere. Saldremos al monte portando la antorcha que nos ha entregado Juan José. Para nosotros seguirá ahí, a nuestro lado, invisible, pero presente.

    ResponderEliminar
  10. Javier Martínez Ruiz13 de julio de 2011, 8:54

    Gracias Juan. Todo esto que has hecho por un amigo común te honra. A toda su familia, una vez más, les deseo mucha salud para recordarlo muchos años.
    No quiero dejar pasar la oportunidad que se me brinda para tener un recuerdo cariñoso para Juanjo. Las personas no mueren mientras permanecen en el recuerdo y en ese sentido tú seguirás viviendo mientras los que te recordamos vivamos. Has sido de las personas que dejan huella y a mí me la has dejado como amigo, como cazador y como jugador de guiñote. Cuando paso por tu huerto, frente a tu casa, miro con tristeza y nostalgia las cebollas que te ofrecí y que tú, acto seguido plantaste. !Quién nos iba a decir que tú ya no estarías para recogerlas¡.
    Si algo admiraba en tí era tu fuerza física impresionante, bárbara, descomunal; recuerdo que la temporada de caza pasada, cuando yo ya me venía agotado para casa, tú ibas por la Cuesta Mala y subiste esa impresionante ladera hasta los Cabezuelos sin zizagueos ni titubeos como lo habría hecho tu hijo Roberto, yo cabizbajo y meditabundo pensé, este hombre está hecho de otra pasta, es incombustible, no hay otro como él. Lo mismo pensaba cuando te ibas a coger chordón a las seis de la mañana en julio, y nada más salir de casa te encendías un medio purillo de esos que siempre llevabas cortados.
    Juanjo, aún no me creo que nos hayas dejado, son tantos los momentos y las vivencias comunes, que siempre vivirás en mi recuerdo. Oye, antes de despedirme, desde esa otra vida y si es posible, envíanos algo de la fuerza física que te sobraba y de la astucia y puntería de que siempre hacías gala.
    ¡¡¡Juanjo allá donde estés me recuerdo estará contigo¡¡¡

    ResponderEliminar
  11. Hola Javier.

    Son muchos los momentos que habéis vivido juntos. Su carácter, su cercanía y su disponibilidad para hacer labores en pro del Pueblo, han forjado ese cariño que sientes por él. Tu sincero mensaje, seguro que lo recibe y envía esa fuerza que reclamas, para las próximas acciones y que servirán para recordarle y tenerle entre nosotros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. GERARDO MARTÍNEZ GIL15 de julio de 2011, 4:30

    EN EL SILENCIO DE MI DESPEIDA.

    Tu muerte intensa y rápida deja un gran vacio entre nosotros que te queremos. En nuestro interior estará siempre vivo tu recuerdo.

    El día es diferente y el aliento aunque pareciera igual, se desvanece con el paso del tiempo... Las palabras fluyen y entre la razón y el sentido todo encuentra lugar, pero al trasladarse al sentimento el corazón se apresura, y entonces el dolor y la nostalgia invaden mi ser.

    Mi voz tiembla al sentir el vacio que emerge de mi alma, y un grito ensordecedor se emite desde lo más profundo, una voz sin eco sacude todo mi interior, cuando el alma desalentada pierde fuerza y se siente opaca.

    Entre las tareas cotidianas el tiempo pasa y el afán del día no deja sentir el paso del silencio, de la pregunta, del vacio, de la soledad...No hay vuelta atrás el camino continua, a veces entre la niebla y la lluvia que acrecientan el frío y la nostalgia...

    Que duele? La ausencia, la resignación la falta de valor, el exceso de recuerdos.
    Hasta las palabras huyen de la tristeza...sin lugar a dudas mi corazón se está rompiendo bajo mi mirada y puedo sentir como el aliento se debilita y ahoga las lágrimas que quieren brotar sin cesar.

    Todo se silencia y el mundo se cubre de nubes, nubes que esconden las imágenes de una historia y una vida llena de sentimientos,de alegrias y tristezas al lado de todos mis hermanos, los que nos han dejado y los que viven todavía.

    Con la voz madura de la vida, salir del camino es la respuesta; desde el sentido y la razón mi corazón encontrará la firmeza.
    Y es que la lección más grande fue la racionalidad y será ahora mi fortaleza.

    Siempre viviré con el recuerdo de haber tenido unos hermanos maravillosos. Os quiero a todos.

    Tu hermano.

    Gerardo Martínez Gil.

    ResponderEliminar
  13. Hola Juanito,
    soy Mercedes. Ayer me dijo la tía Ascen: "métete en google, hablan en recuerdo de tu padre: Juanito, tus familiares y más amig@s y dicen cosas muy bonitas en su memoria..." y así lo he hecho. No sabes cómo me emociona que recordéis a mi padre y le dediquéis vuestros pensamientos tan nobles por escrito, porque las palabras, como los sentimientos, tienen mucha fuerza y a él, todos ellos, le van a llegar de alguna manera y le van a ayudar a elevar, aún más rápido, su alma. Gracias Juanito.
    Para nosotros siempre fuiste "Juanito"; viviste con nosotr@s cuando éramos pequeñ@s, compartías tus vivencias, historias y consejos con tod@s nosotr@s (y que a mí se me quedaban muy grabados) y ahí has seguido estando cuando se te ha necesitado para lo que fuera. Gracias, Juanito. Gracias a tí por empezar ésta sección y gracias también a tod@s l@s que la habéis seguido y habéis incluído vuestros pensamientos en ella. Muchas gracias a tod@s por tener a mi padre en vuestra memoria y corazón. Seguro que él, desde el cielo y en forma de "ESTRELLA DE DIAMANTES", como dice mi hijo Zuhaitz, nos protegerá a tod@s y nos ayudará en nuestras vidas.
    Gracias a tod@s. Mercedes Martínez Calavia y Zuhaitz.

    ResponderEliminar
  14. Hola Gerardo.

    Habéis estado juntos toda la vida y me imagino el dolor que produce la ausencia de Juan José.

    Tu dedicatoria llena de recuerdos, sentimientos, realidades y tu lucha por superarlo, bien merece ser elevada a tu Hermano del alma.

    Ánimo Gerardo. Ánimo Familia.

    ResponderEliminar
  15. Hola Mercedes.

    En las dedicatorias, no dejo de pensar y la emoción me fluye. Al ver las vuestras, en este caso la tuya, mucho más. Os quiero.

    Llevas razón al decir que en las dedicatorias a tu Padre se dicen cosas muy bonitas. Así es. Y son así porque son sinceras. Él se las merece.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  16. Me olvidaba de alguien muy importante, de ti, Zuhaitz. Un besico y dulce sueño contemplando la Estrella de Diamantes del Abuelo Juan José.

    ResponderEliminar
  17. Hasta ahora , me dedicado a leer los comentarios escritos sobre ti JUANJO.No tenia animo para escribir nada , pero ,necesito hacerlo.
    En primer lugar GRACIAS a ti JUAN ,a quien tengo el orgullo de conocerte ,AMIGO INCONDICIONAL de JUANJO ,de los que a uno le gustaria tener , PEQUEÑO ERES ,PERO TIENES UN CORAZON QUE NO TE CABE EN EL PECHO . CHAPO POR ESTA PAGINA . GRACIAS .
    JUANJO , desde pequeño me enseñastes a disparar con la carabina de perdigon , a hacer esperaderos para cazar pajarillos ,y , conforme me iba haciendo mayor , trucos ,malicias y picardias para cazar . Fuistes mi compañero de cacerias ...., y en mis epocas malas , mi confidente , mi consejero , mi AMIGO DE CONFIANZA .
    Es MUY DURO perder todo esto de repente .
    Cuando me comunicaron la fatal noticia , llore como un niño pequeño , no podia ser , no me lo podia creer , pero asi fue la cruda realidad .Que verdad es , EN ESTA PUTA VIDA SIEMPRE SE VAN LOS MEJORES .
    CUANTAS PARTIDAS DE GUIÑOTE
    CUANTAS AVENTURAS CON LAS PERDICES
    CUANTOS DESENGAÑOS EN LAS PALOMAS
    Aun quedan momentos duros por llegar , sobre todo , cuando llegue la campaña de la paloma y , al llegar al Pueblo , me encuentre cerrada la puerta de tu casa ....
    Me queda el pequeño consuelo de que cuando vaya a cazar , TU seguiras estando cerca , aunque de otra manera diferente ....
    Podria estar horas contando lo que pàsamos juntos , pero desde lo mas profundo de mi corazon , la emocion inunda mis ojos , y , apenas veo la pantalla del ordenador .
    GRACIAS POR TODO
    ADIOS COMPAÑERO
    HASTA SIEMPRE AMIGO .

    ResponderEliminar
  18. Hola Amigo.

    Palpo tus lágrimas. Tus palabras me llegan al corazón y se lo que tu sientes con la marcha de JuanJosé. Habéis pasado tantos momentos juntos que es difícil caminar sin preguntarse ¿Cómo puede ser que se haya ido? No puede ser. Eso que dices, así sucederá. Cuando pases por su puerta, cuando estéis en el bar, el guiñote, las palomas y .... Esos recuerdos, harán que Juanjo esté presente contigo.

    Gracias por tu dedicatoria, gracias por lo que dices de mi y también me agrada que te guste el Blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Quiero dar las gracias a una persona que conocí y que ya no está con nosotros, se ha marchado para siempre, aunque no de nuestros corazones Juan José
    Era una gran persona y con un corazón inmenso, nos acogió a toda la cuadrilla de caza en su casa en Fuentes durante todas las temporadas de caza.
    Como trabajador era un “culo inquieto” siempre tenía que estar haciendo algo, la huerta, alguna obra en casa o quitar el polvo, pero no podía estar sin hacer nada.
    Como cazador eras un maestro, cuantos hemos aprendido de ti, a seguir al bando de las Perdices, como llevar la mano, como darles la vuelta para meterlas en el cazadero, como seguir los rastros de los conejos y las liebres.
    Yo fui el ultimo en entrar en la cuadrilla de Juanjo o (Soriano Aladren) como lo conocíamos en la cuadrilla con Jesús Mari, Tatono, Juanjo (el del caserío) Paco y yo. Tuve la suerte de entrar en la cuadrilla y estuvimos juntos unas temporadas, hasta que te borraste de la Sociedad San Saturio y te quedaste en Fuentes. Que cacerías se hacían entonces, primero a la Becada y luego a la Perdiz. Que pique tenias (sano por supuesto) entre los dos Juanjos, quien subía más, quien andaba más y quien mataba más Perdices. Yo soy el más joven de la cuadrilla y con vosotros terminaba reventado. Tu Juanjo también te pegabas unas palizas terribles, cuando volvíamos en coche a casa te quedabas dormido como un pajarito.
    Hoy todavía te estoy viendo con tus cartuchos recargados por ti, los ponías en la canana, este es perdigón del siete con el taco con aletas, estos otros sin aletas y los ponías a calentar junto a la económica de la cocina. Como tirador eras muy bueno, tirabas igual con la paralela de gatillos, con la superpuesta que con la repetidora.
    Gracias Juanjo por todo que me has enseñado, te echaremos de menos al igual que las Perdices de Fuentes, seguro que notaran tu baja como han podido notar ellas las bajas sufridas por un buen cazador acompañado por su hijo Roberto que le enseño todo lo que sabe ahora. Hasta siempre Juanjo.
    Gracias Juan por dejarme un hueco en tu página y poder escribir lo que sentimos sobre un amigo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Imanol.

    Seguro que nos conocemos. Me tienes que disculpar, ahora no recuerdo tu cara. Momento habrá para ello, yo así lo deseo.

    Excelentes recuerdos dedicados al Gran Cazador. Era así. Como lo describes. Los momentos que paso junto a vosotros, marcaron una etapa importante de su vida. Varias veces hablé con Juanjo de ella. Bonita etapa y por ello, todos podéis estar orgullosos.

    Desde este apartado, mando un cariñoso saludo para todo el grupo.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  21. Quiero, recordar al tio con sus hermanos , en casa de mi abuela Manuela cantando y comiendo y riendo todos los MARTINEZ juntos. Nos cojiste por sorpresa, no te olvidaremos. ELENA

    ResponderEliminar
  22. Hola Elena.

    Recuerdos de gozo. Tu madre Ana María, como buena jotera amenizando el encuentro de sus tíos con su madre Manuela, tu abuela.

    Un beso, Elena y que permanezca en tí tu tío Juan José cantando y gozoso por estar entre los suyos.

    ResponderEliminar
  23. Inocente Martinez Gil8 de agosto de 2011, 11:31

    Querido amigo Juan Ruiz, aunque más te conocemos como "Juanito el de
    la caja";hoy por normativa vigente ya jubilado, pero como vulgarmente
    se dice, "el que vale vale y callar es bueno"; yo al menos pienso que
    seguirás demostrando a todo el que te rodea que sabes estar y
    desempeñar varios cometidos, y con ello estar entretenido en tu tiempo
    libre. He tenido el placer de leer todo cuanto has escrito, con todo
    detalle, después del fallecimiento de mi hermano y tu buen amigo Juan
    José, "DESCANSE EN PAZ", y que nos espere por muchos años. Gracias
    Juan, por tan buena respuesta como nos has dado; para nosotros no deja
    de ser un buen recordatorio para siempre, detallando la biografía e
    historia de un ser querido que nos dejó para siempre. Nosotros los que
    quedamos, y mientras podamos, trataremos de tenerlo presente en
    nuestras oraciones y recuerdos. Gracias una vez mas, Amigo Juan.
    También quiero agradecer a todos los que han escrito, demostrando con
    ello su dolor y sentimiento ante la muerte de un amigo de todos. Un
    abrazo,
    INOCENTE

    ResponderEliminar
  24. Siento de cerca tus palabras, tu serenidad, tu paz, tu sentimiento. Gracias Inocente a ti, a vosotros, por vuestra consideración conmigo. Estoy muy agradecido.

    "Callar, callaremos, pero Recordar, bien lo hacemos" Va por el y por ti, Inocente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Ángel Martínez Gómez29 de agosto de 2011, 6:58

    Para Juan Ruiz:

    Gracias te quiero yo dar
    Por tan buen amigo ser
    Gracias te quiero mandar
    Por conocer tú también
    A mi tío Juan José
    Y a partir de este momento
    Considerarme tu amigo
    Para mi será un placer
    Ellos fueron doce hermanos
    El más pequeño Juan José
    Y el mayor de todos ellos
    A él le llamaron José
    Que grandeza tienen todos
    Y sus mujeres también
    Y mis primos no digamos
    Mejores no pueden ser
    A lo largo de la vida
    Buena gente yo encontré
    Nunca como esos hermanos
    Que yo siempre adorare
    Muchos de ellos ya se fueron
    Pero eso queridos primos
    No nos debe entristecer
    Pues seguro que en el cielo
    Todos muy juntos están
    Todos jugando al guiñote
    Aunque allí no puedan cazar
    Pero la jota seguro cantaran.


    PD: Vaya simiente planto, el abuelo Julián, que con la ayuda de valentina y luego de Encarnación, vaya hijos nos dejo.

    Para los hijos de mis primos y también los hijos de los hijos, que no tengo la satisfacción de conocer, podéis decir con orgullo que pertenecéis a una gran familia, grande, grande, grande y con grandeza de corazón, la familia Martínez Rodríguez Gil, Besos para todos.

    Ángel Martínez Gómez.

    ResponderEliminar
  26. Gracias recibo y a partir de estos momentos mi amigo eres. Cuando llegue el momento de vernos, nos conoceremos y sabremos un poco más el uno del otro. Ahora, ahí queda tu dedicatoria hacia tu tío Juan José.

    Saludos.

    ResponderEliminar