martes, 10 de febrero de 2015

Nerón de Aregorata, un setter diferente.

En la foto: Juan,Izarbe y Nerón.
Nerón de Aregorata. Nacido el 24 de Mayo de 2014, fruto del cruce entre Traviata (Juan Ruiz) x Attila(Artu) de Iñaki Sagasti. 

En la foto: Nerón, Moro y Cira.

En la foto: Mi nieta Izarbe, su madre Carol y algunos cachorros. Izarbe indicando a su Madre qué debe ver.

Un setter con varios calificativos, algunos incluso curiosos. En su primera etapa, es decir, hasta ser vacunado correctamente, le calificamos dentro de la camada compuesta por 9 hermanos " El dormilón " En esta foto, lo vemos despierto, pero era su sitio favorito. Mi nieta Izarbe cuando venía a Agreda, me decía, Yayo quiero ver al dormilón. Izarbe, vamos a verlo? si Yayo, si. vamos. Le tildamos así porque un día quise jugar con ellos y estaba dormido como casi siempre, esa vez en el lado opuesto en el que se encuentra adosado a la red metálica. Lo despierto y pensando en que bajaría a jugar, se fue al lado contrario y se quedó otra vez dormido en el mismo acto. Será posible?, me preguntaba yo. Se desentendía de todos, estaba en otra "onda".

En la foto: Toda la camada.
Llegó la hora de que pisen el campo. En esta foto ya están vacunados y nos disponemos mi amigo José Torres y yo a meterlos en el carro. Era el 21 de Agosto cuando suben al carro y pisan por primera vez el campo. En el carro, no mareos ni vómitos que hubiera sido lo habitual y al bajarlos del carro, salen como posesos a correr y no parar. El primer día y qué actividad. Se fueron a casi 300 metros corriendo todos juntos, se paran, algunos vienen y otros se resisten.

En la foto: Mi hijo Luis Julio con Pecas de Aregorata.Hermano de Nerón.
Segundo día de paseo por el campo. Faltan 2 días para que cumplan los 3 meses. Pisamos el rastrojo, cachorros por todos lugares, cada uno a su aire. Se levanta una codorniz, pero no nos damos cuenta el origen del vuelo y si la han visto, quien ha sido.  En esos instantes, el Dormilón, comienza a cazar el rastrojo con fe y decisión. Pepe y yo nos damos cuenta de la actuación y nos preguntamos si será la codorniz que ha volado o será otra. El insiste y así lo hace hasta que pasados unos minutos, nos sale a nosotros la codorniz que él está buscando. Estupendo. En estos momentos, recibe el calificativo de " El más Precoz "


En la foto: Nerón y Moro.
Aquí ya están hechos unos "mozos" 6 Meses. No han dejado de pisar el campo. En grupo toda la camada, en grupo reducido, acompañando en días de caza a los veteranos, etc.etc.
Un calificativo que deseo desaparezca. " El más ladrador ". Al sacar a toda la camada junta, Nerón los llevaba de calle a todos, se ponía en cabeza y toda la camada más o menos con él. Al final de cada recorrido, se quedaba solo y a ladrar. Me ha confundido en muchas ocasiones. En nuestro diálogos diarios sobre conducta canina Pepe y yo, nos preguntábamos el comportamiento casi general de esta camada con el ladrido.  Nos preguntábamos como teniendo una nariz tan sobresaliente, se pueden perder con tanta facilidad. Un día, otro y otro... hasta hartarnos de escuchar de vez en cuando el ladrido. Déjalo o déjalos según cúantos fueran, que aprendan a venir solos. Nos callábamos y a esperar. Pasaban los minutos y veíamos como venían con el rastro la mayor parte de las veces. Un día cazando la becada, después de haber cazado durante 4 horas, paramos a comer el bocadillo. Los perros veteranos lo agradecerán y los jóvenes más. En estas que Nerón se marcha solo a montear y cuando se separa 70 ú 80 metros de nosotros y el grupo de perros, se pone a ladrar. Que cabrito, decimos nosotros. Será posible, como llama al grupo para que le sigan. Esperamos que con el paso del tiempo, asuma el Rol que le pertenece en el grupo y que ponga en funcionamiento todos los puntos fuertes que tiene como son: Nobleza, Independencia, Nariz, en alguna ocasión lo hemos visto a patrón con los veteranos y con estilo y su pasión por el ave. Tendencia a montear solo aunque la montaña ofrezca dificultad. Lo cierto es que tanto él como el resto de los hermanos, han hecho recorridos impropios de su edad y que al quedarse solos a veces bastante separados de nosotros, sientan inseguridad y recurran a lanzar algún ladrido. Lo positivo de esto es que sabíamos en todo momento donde más o menos se encontraban.
Cualidades innatas para ser un gran becadero las tiene. A partir de aquí, solo cabe seguir trabajando y dejar que el tiempo, madure y darle oportunidades de caza. Todo lo demás llegará solo.