miércoles, 9 de diciembre de 2015

Moro de Aregorata con sus primeras becadas.

Moro de Aregorata a muestra con su primera becada.

Me produce una gran alegría que un perro en el que tienes depositada toda la confianza localice solo su primera becada. Después vendrán otras, pero la primera tiene algo de especial. Es la que marcará otra etapa en su vida. Tenemos un año muy pobre en becada y ante esta situación, no cabe otra que trabajar más para que tengan los perros jóvenes alguna experiencia.

Cuánto trabajo hay detrás a este momento. Me acuerdo de esas personas que pretender tener ejemplares grandes sin apenas esfuerzo. Qué suerte la de ellos. A mi no me pasa eso y todo que he conseguido a lo largo de mi vida me ha costado gran trabajo.


Moro de Aregorata tumbado, Su madre Traviata y su hermano Pecas de Aregorata en escena de becada.

Llega el momento de la verdad. De valorar todas las virtudes y su dimensión. En una palabra, elección del gran perro becadero. Se solucionó el problema de los corzos y ahora qué?. Vinieron las cojeras. Son perros con una gran pasión por cazar y no ceden mientras estén en el monte. Cazamos con Nube, Pecas, Moro y Nerón de Aregorata entre los jóvenes, además de Traviata y Roco de Aregorata de adultos. Trabajaron durante 7 horas sin dar muestras de bajada de rendimiento, pero a última hora parecía que cojeaban. A los dos días, se quedaron en casa Moro y Nerón y salió Duque de Aregorata.

El rendimiento también excelente. A los 4 días volvieron a salir y después de trabajar 3 ó 4 horas, me encuentro con los 3 perros con signos de cojera. Me preocupó y decido ir al veterinario. Los resultados del análisis son satisfactorios e indican que gozan de excelente salud y todo es fruto de escasa preparación física, para esfuerzos prolongados como son los de la caza de la becada.

Con el resultado en la mano, decido dar descanso más prolongado, 10 días. Han vuelto al trabajo y llevan 3 días con esfuerzos controlados. Una media de 5 horas y no hay signo de cojera. No obstante, el tema no lo tengo olvidado y deseo ser prudente y estar vigilante ante el menor síntoma.

Nuestras conclusiones por estos síntomas de cojera son: Los perros adultos que habían tenido la misma preparación física que los jóvenes Moro,Nerón, no presentaron signos de cojear, Duque que había estado fuera de mi control durante 3 meses, presentó signos de cojera antes que los anteriores.

Los perros de mi amigo José Torres, Nube y Pecas de Aregorata, hermanos de camada de los míos, tampoco. Estos habían estado saliendo a cazar durante todo el tiempo que ha durando la media veda.

Ante todo lo anterior, nos atrevemos a decir que se trata efectivamente a escasa preparación física en los jóvenes que no están tan formados como los adultos.


Traviata en Muestra sobre becada. Madre de Moro de Aregorata que muestra también. 

Esta escena se da dos días antes a las anteriores. La diferencia entre una y otra es que en esta, localiza primero Traviata y Moro llega después contactando inmediatamente. En las fotos anteriores es al contrario. Localiza primero Moro. Ahora toca limar más conductas. Me sucede que debido a la gran iniciativa, pasión e independencia, el primer momento de salida, no existe arraigado en Moro la idea de colaboración con la escopeta y hay grandes tiempos sin saber dónde está. Cuando por fin trabaja en el grupo, todo funciona mejor, pero debo inculcar o educar que debe emplear todos sus recursos a trabajar en equipo.

Esta es mi tarea y mi objetivo. Así que a trabajar.


Moro de Aregorata a muestra en escena de su primera becada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario