jueves, 21 de julio de 2016

El respeto


     Vista de fincas rústicas en el comienzo de la recolección de la nueva temporada en parajes de Agreda. Yuma con signos de acusar la calor en su primera salida al monte.

     El Respeto. En el argot de caza y entre nosotros se emplea para indicar un determinado comportamiento de los perros cuando trabajan en número de dos o más. Un perro o más se quedan inmóviles ante la presencia de otro u otros compañero/s que se queda/n en muestra por haber localizado una emanación por la presencia de caza o haber estado.


     Kandy de Aregorata muestra y Nerón de Aregorata al fondo respeta el trabajo de su compañera.

     En la primera foto se ve una finca sin recolectar al mismo tiempo que se pueden apreciar otras que si lo están. Después de tanto tiempo sin poder sacar a nuestros perros no solo porque se prohíba, sino porque no se debe para evitar hacer daño. Daño a las especies cinegéticas que generalmente durante los meses de mayo, junio y julio están en labores de reproducción y también daño a las fincas de los agricultores que están pendientes de recolección. Todos tenemos muchas ganas de poder sacarlos a que realicen ejercicio con libertad, pero también debemos tener presente siempre el significado de la palabra RESPETO. En la zona donde se puede salir con nuestros perros también hay fincas y desearíamos que estuvieran recolectadas desde el principio, pero eso casi nunca sucede. Primero porque la cebada madura antes que el trigo y casi siempre hay fincas de esos dos cereales. La climatología puede adelantar o retrasar las labores y también cuenta que el agricultor hará su trabajo según pueda y le convenga. Por tanto, nosotros solo tenemos que respetar esas fincas, esté abierta la caza o no lo esté. Es decir, siempre. Todos los años tenemos alguna queja por parte de algún agricultor de estos daños. Perros de cazadores que han entrado a las fincas pendientes de cosecharse y el resultado ya todos lo sabemos. 

    Cuando se caza el corzo también es motivo de queja. El transitar con los vehículos por fincas de cereales. Es posible que las rodadas no produzcan los daños que se hacen cuando el cereal está seco, pero es una práctica que no les gusta a los agricultores y nuestro deber es respetarlos. 

     

     
Kandy de Aregorata muestra codorniz, Nerón y Diana de Aregorata respetan el trabajo de la compañera.
     
     Cuando nos llaman la atención no nos sabe bueno e intentamos justificar el momento. Es mejor evitar la ocasión. Respetemos. Si deseamos respeto para nosotros, respetemos a los demás. A mi no me gustaría que me hicieran daño sea del tipo que sea, por ello, procuraré no hacérselo a otros.