lunes, 9 de enero de 2017

Balance 2016, propósitos 2017

Transcurrían los días de los meses de Abril y Mayo y mis ojos se fijaban en el estado de los sembrados como se fueran míos. Deseo que estén crecidos y con mucha planta. Las codornices deben de venir como corresponde a un ave de paso y para quedarse en nuestras tierras necesitan que la vegetación y el suelo estén en condiciones óptimas que le permitan quedarse entre nosotros. 


Yuma y Kandy de Aregorata a muestra sobre codorniz
Hasta finales de abril tengo por costumbre sacar los perros al campo para que hagan ejercicio aunque solo sea de mantenimiento. Las jornadas de caza en la temporada hábil son largas y nuestros perros no pueden pasar del 100 al 0 deben ejercitarse gradualmente ya sea de manera regresiva o progresiva según el momento. En este mes no veo ni escucho cantar a las codornices.

El campo en estos meses y los que siguen hasta la recolección está precioso y excelente para que se sitúen las codornices, pero no se oyen. En los comentarios con los cazadores y agricultores se generaliza el que no se oyen. 

Pregunta: ¿Porqué cada vez vienen menos codornices? ¿Qué factores están influyendo para esta reducción galopante? Si con el campo excelente no vienen, qué está ocurriendo? ¿ Hay en nuestros campos sustancias que no vemos nosotros y si las aves?
Yuma muestra sobre perdices.
En Julio ya vemos algunas polladas de perdiz y uno u otro las ve y comenta la belleza del momento. En agosto y en las fechas de la media veda somos más los que tenemos ocasión de comprobar si la crianza ha sido buena o mala. Versiones muy variopintas hay. Unos que ha criado muy bien, que se ven bandos poblados. Yo no pienso lo mismo.

Pregunta: ¿Dónde están esos bandos poblados? ¿En zonas practicables o junto o dentro de las zonas de reserva y zonas de protección? ¿Junto a los bosques?

Nuestro coto ha sido perdicero por excelencia. La orografía y la combinación de cereal con grandes extensiones de monte bajo, siempre favorecen a esta especie.

Estamos sancionados injustamente por algo que no hemos cometido. La sanción era estar sin cazar dos años. También había otra fórmula de sanción y era estar un año sin cazar, hacer una solicitud ante la autoridad competente acompañando una serie de medidas, como modificación del Plan cinegético, compromiso de repoblaciones, balsas, bebederos y zonas de Reserva y si nos lo concedían, podíamos cazar con el compromiso de mantener todo esto durante 5 años. Injusticia tras injusticia. Las repoblaciones para quién? ¿Para las alimañas? ¿Quién controla las águilas? ¿Y los zorros? ¿Y el resto?  Los bebederos y las balsas las colocamos antes de ser sancionados. Antes nos permitían hacer un control de las alimañas ¿y ahora qué?

Pregunta: ¿Para que ha servido tener todo nuestro coto invadido de reservas? Unas impuestas otras de manera voluntaria. ¿Para reducirlo de manera alarmante? ¿ Para concentrarnos en un número de hectáreas y sofocar a las especies existentes en ese terreno? ¿Para qué ha servido el castigo? ¿ Para transformar nuestro coto en un coto de águilas en vez de perdices? Cuantas más hectáreas tengamos sin poder andar en ellas más a gusto y tranquilas están las alimañas. Que bien, territorio nuestro, dirán o no? Jamás había visto tantas águilas como ahora. 28 contabilizadas durante un mes que yo pueda decir por haberlas visto. ¿Y qué comerán?

Pasos tradicionales de Paloma. Durante varios años ha sido una modalidad de caza no practicada por mí. Hay que dedicar un tiempo que antes no tuve. Hoy es distinto. Tengo tiempo y si es mi deseo puedo acercarme a las zonas de paso. ¿De paso? o pasó. Hace años, Agreda como otros muchos pueblos de nuestra provincia eran zonas espectaculares de paso de estas aves. Desde ya hace varios años, la paloma ya no nos visita y si lo hace, de manera tímida o escasa.

Pregunta:  ¿Qué ha sucedido para que estas aves hayan elegido otras rutas? Todas aves migratorias les mueve el mismo motivo. Las inclemencias meteorológicas. El fin es estar en unas condiciones que les permitan seguir viviendo y reproduciéndose. En esos recorridos se asientan donde se dan esas circunstancias. Si entonces nos visitaban y de qué manera, qué hay hoy en esas mismas rutas?

La Becada
  
Moro de Aregorata muestra sobre becada

La lluvia. Los agricultores piensan en sus cosechas y la lluvia hace milagros. Si no llueve puede que a alguien le beneficie, pero será en algún momento puntual, pero todos deseamos que llueva bien, aunque nunca llueve a gusto de todos. Nosotros los cazadores, se puede decir que "egoistamente" también deseamos agua para la cosecha pero porque se suele decir que " Año de nieves, año de bienes " y si el bosque recoge agua con el tiempo suficiente para que la becada pueda comer, entonces se quedará entre nosotros hasta el momento que inicie la marcha hacia tierras óptimas para la reproducción. El año 2016 ha sido seco y la visita de las becadas ha sido tan precaria como las lluvias de los últimos meses. Si escasea el agua, escasea la comida o tiene más dificultad para poder comer y estará intranquila.

Pregunta: ¿Sucede lo que percibo en mi tierra, en otros lugares que escaseen las lluvias previas a la llegada de la becada en su viaje migratorio? o ¿hay otros factores que yo no contemplo?